USUARIO DE LINKEDIN DECIDE TOMAR ACCIÓN CONTRA EL BULLYING

USUARIO DE LINKEDIN DECIDE TOMAR ACCIÓN CONTRA EL BULLYING

Gustavo Adolfo González Alfaya, autor de libros de autoayuda, experto en desarrollo de software de gestión hotelera y creador de una empresa dedicada a las TIC, como aparece en la red social para profesionales LinkedIn, ha decidido tomar acciones contra los que él mismo llama “abusones a quienes les falta respeto y tolerancia”, luego de que hace un mes publicara en su cuenta una petición a los demás usuarios para que no le enviaran felicitaciones por su aniversario, y en cambio recibiera miles de comentarios, muchos de ellos negativos y en forma de burla.

Esta fue su petición:

Post Gustavo

Para ver el comentario en LinkedIn clic aquí

Este post, rápidamente se volvió viral en esa red social y hoy luego de un mes cuenta con más de 1.100.000 visualizaciones, generó más de 930 recomendaciones y más de 1,830 comentarios. Además, muchos de sus seguidores o contactos empezaron a felicitarlo y otros tantos a hacerle “bullying” con felicitaciones por su aniversario hasta felicitaciones por las pascuas de resurrección.

ACCIÓN CONTRA EL BULLYING, LA FALTA DE TOLERANCIA Y RESPETO

En un vídeo (vevídeo), el profesional de la hotelería y recursos humanos, explica el porqué pidió, además con respeto, que no le enviaran mensajes de felicitación y muestra cómo ello afecta su desempeño laboral. Según González Alfaya esta función de LinkedIn no está diseñada para el sector profesional.

González Alfaya, en otro vídeo (ver vídeo) dice: “Estoy cansado de ver abusones en el mundo, personas, empresas, instituciones, gobiernos… todos hacen lo mismo, abusar de la gente más débil. Ahora mismo hay 1000 poderosos en el mundo que manejan a 7800 millones de personas. Eso no tiene sentido. Es momento de hacer algo, de entender que quienes tienen el poder somos cada uno de nosotros, vamos a decir basta y a tomar acciones”.

Apenas hace algunas horas, y con el nombre de “CAMBIA TU MENTE Y CAMBIARÁS TU MUNDO” y usando además la etiqueta #NoMasBullying, este usuario ha lanzado una campaña y ha publicado en su cuenta los siguientes comentarios:

Informacion nueva app

Instrucciones.png

De acuerdo con estas publicaciones, en primer lugar el usuario ha desarrollado una aplicación que le permite controlar los comentarios en esa red social. Y además, le informa a todos aquellos que decidieron actuar de forma irrespetuosa o sencillamente hacer Bullying, que quedaron registrados en una base de datos pública en la que pronto serán marcados en color rojo. (Ver base de datos).

Además, la polémica acción pide a los autores de comentarios irrespetuosos que si desean “limpiar” su nombre, deben publicar un comentario disculpándose prediseñado por González Alfaya, terminando con la frase “¡Oooh Capitán mi Capitán!”.

Sin duda, se trata de una acción sin precedentes en las redes y una lección para todos aquellos que usan las redes sociales, incluso las de carácter profesional, para abusar y matonear a los demás. Segun Gónzalez Alfaya, él cree que de todas formas son más las buenas personas que las malas, por eso según él, si su publicación no alcanza el mismo impacto que las publicaciones negativas en su contra, se irá calladamente como llegó a esa red social.

Veremos qué sucede.

¡OOOH CAPITÁN MI CAPITÁN!

¡Oh, Capitán! ¡Mi Capitán!  es un poema de Walt Whitman escrito en homenaje a Abraham Lincoln, después de su asesinato en 1865. Se publicó el mismo año en un apéndice adjunto de Hojas de Hierba.

La frase además hace referencia a una escena de la película “La Sociedad de los Poetas muertos”, protagonizada por Robin Williams, cuya escena final y cumbre de la película muestra al profesor de literatura que trata de abrir los ojos de sus alumnos descubriéndoles que son jóvenes, pero que la vida es breve y merece la pena aprovecharla.  Robin Williams se ofrece a ellos con confianza, invitándoles a llamarle “Oh capitán, mi capitán”, aludiendo al poema de Walt Whitman.

Una buena analogía teniendo en cuenta la campaña de González Alfaya, que invita a fomentar el respeto y la tolerancia; pero igualmente a tomar las riendas del destino y tomar acciones para cambiar el mundo.

“La gran mentira que se nos vendió hace 19 años se ha desmoronado”: Teniente José Méndez (Venezuela)

Hace pocas semanas, tres oficiales del ejército venezolano decidieron abandonar las filas militares y buscar refugio en Colombia. ¿La razón? Su total desacuerdo con el régimen de Nicolás Maduro y lo que ellos llaman la desilusión de la Revolución Bolivariana. 

Por esta razón, el mismo Nicolás Maduro y su canciller Delcy Rodríguez han solicitado a Colombia negar la petición de asilo que los tres militares le han hecho a Colombia, llegando a calificarlos incluso como autores de una traición a Venezuela. 

Por su parte, el Teniente Primero José Alejandro Mendez Sánchez en su cuenta personal de Facebook, en la noche de ayer 5 de mayo de 2017, desde suelo colombiano, ha presentado en un sentido mensaje las razones de su decisión de alejarse del régimen y desconocer a Maduro como comandante en jefe de las Fuerzas Armadas Bolivarianas. 

Personalmente admiro la valentía de José Alejandro y sus compañeros, un verdadero militar siempre tendrá por delante su honor y convicciones, hasta el punto en el que si es necesario dará un paso al costado. Mi admiración y aprecio para estos verdaderos militares venezolanos. 

A continuación una transcripción textual de su mensaje: 

¿QUE SI ALGUNA VEZ CREÍ EN CHÁVEZ? SI

Que si alguna vez creí en la Revolución “Bolivariana”? Si creí.

Y es que para aquél entonces, ¿a quien no podría gustarle la idea que se nos vendió de convertir a Venezuela en una potencia?

Transcurrieron los años y a mi parecer todo marchaba “bien”, realización de obras y proyectos sociales en función de brindar “mayor suma de felicidad” a aquellos que de alguna manera siempre fueron rechazados por una clase mas privilegiada (de alguna manera). Un modelo que en muchos países sirvió como ejemplo, los cuales apostaron al denominado Socialismo del Siglo XXI, guiándose por un sendero el cual nosotros liderizabamos; creación de nuevas organizaciones netamente independientes en aras de realzar ante el mundo la identidad Latinoamericana. ¡Que orgullo! Era cómo si se estuviesen materializando los sueños de aquellos grandes hombres quienes marcaron la historia de nuestro País, encabezados por elGeneralísimo  Francisco de Miranda, precursor no sólo de nuestra independencia sino de un continente entero, el creador de un sueño denominado ” La Gran Colombia “.

Continuó pasando el tiempo (el cual no perdona), continuaba la mano dura, expropiaciones a los mas adinerados, créditos a los mas necesitados “así es que se gobierna” -pensábamos muchos- pero; una vez establecidas las nuevas instituciones y un proyecto económico ya en marcha, se da inicio una serie de irregularidades (decaimiento en los servicios, improductividad e ineficiencia por parte de aquellos que tanto se les había otorgado, etc.) las cuales no podían ser ocultadas, al menos no ante la mirada de aquellos que nunca nos cegamos y tenemos alguna noción de lo que es el juicio y el criterio. 

Algo estaba fallando indiscutiblemente, situación que no pasó desapercibida por el ejecutivo quien comenzó a dar a ver las costuras a través de sus programas, donde realizó diferentes llamados de atención a su gabinete por su indiscutible ineptitud. Pero era demasiado tarde, afortunada o desafortunadamente (lo aclarará la historia) Hugo Chavez pasó a otro plano existencial.

Efectuadas las elecciones presidenciales, luego de la muerte del ex presidente ocurre lo que para mí fue el primer indicio del desplome del modelo económico actual. El triunfo de Nicolas Maduro Moros sobre su adversario por una paupérrima diferencia, lo que no pudo tener otro nombre que “victoria de mierda” cómo se atrevió a llamar el mismo Hugo Chavez al rechazo que dio la mayoría del pueblo Venezolano al primer intento de reforma de la constitución. ¿Y qué mejor medidor de respaldo popular que unas elecciones presidenciales? “No puede ser, de seguro el gobierno se levanta de esta mala racha” -pensé-. Ni hablar de la aplastante derrota y perdida de la Asamblea Nacional.


Continuó transcurriendo el tiempo y la mala racha en vez de ser superada, fue profundizada: Caída de los precios del petróleo, escases de productos, brutal incremento de la inflación, la delincuencia comenzó a dominar y controlar terreno entre otras irregularidades que desde mi punto de vista eran inadmisible.

Por otra parte, fui testigo de cómo nuestros jefes militares nos hablaban día tras día de Revolución, Imperialismo, Guerra Económica etc, etc. Pero a mi no podían engañarme, ni al resto de los integrantes de las Fuerzas Armadas.

Todos sabemos perfectamente que parte del desabastecimiento se debe a los innumerables cargamentos de productos basicos que nuestros gloriosos Generales pasan por la frontera hacia los países vecinos, así cómo el combustible, oro, material ferroso y todo aquello que provea de una cuantiosa suma de dinero. Dios libre a alguien de atreverse a detener algún cargamento que fuese apadrinado por alguno de estos Generales. Somos testigos también de cómo estos han permitido que grupos insurgente tomen el control de lo largo y ancho de nuestras fronteras, sometiendo en varias oportunidades los diferentes puestos de las FANB ante la mirada complaciente del alto mando militar. 
Todo esto y cualquier cantidad de situaciones semejantes son las que me han impulsado a tomar y a asumir las decisiones que he tomado, ante mi se ha desmoronado la gran mentira que se nos vendió hace casi 19 años.

Es así como se abandona y se da la espalda a un modelo económico y a un sistema fracasado, es así como se decide cumplir con todo lo que implica portar un uniforme y ser un verdadero hombre de armas, posición que muchos hemos asumido y que mas temprano que tarde otros tendrán que asumir antes de que el pueblo enardecido se libere de la opresión por sí mismo y sea este quien posteriormente se encargue de pasar factura a aquellos que por cobardía, indeferencias o intereses nunca actuaron”

Cómo funciona la política


A propósito de lo difícil que resulta comprender la dinámica de la política mundial, el tráfico de influencias y hasta la misma corrupción que se presenta en la gran mayoría de los paises, me encontré con una joya que lo resume todo. 

Si bien es graciosa, también es completamente cruda y muy real. Disfrútala: 
*Tomado de internet. 

“Le dije a mi hijo: “Te vas a casar con la chica que yo escoja.”

Él dijo: “No.”

Yo le dije: “Es la hija de Bill Gates.”

Él dijo: “Está bien.”

Llamé a Bill Gates y le dije, “Quiero que tu hija se case con mi hijo.”

Bill Gates dijo: “No.”

Le dije a Bill Gates: “Mi hijo es el Jefe Ejecutivo (CEO) del Banco Mundial.”

Bill Gates dijo: “Ok.”

Llamé al presidente del Banco Mundial y le dije que nombrara a mi hijo su Jefe Ejecutivo.

Él dijo: “No.”

Yo le dije: “Mi hijo es el yerno de Bill Gates.”

Él dijo: “Está bien.”

¡Y así es como funciona la política!”

[Enviado por Adon Brownell]

¿Amor por la vida?

Amor por la vidaNo sólo es el título de este blog, no. Es mucho más que eso, es una premisa de vida, una filosofía y una frase cargada con tal poder que guía a millones de vidas, inclusive la mía.

Pero muchos me preguntan qué significa, pues bien, trataré de resumirlo con una única condición, revelaré su contenido para ti si te comprometes a comentar este post y compartirlo, si te gusta. ¿Vale?. De lo contrario te invito a que no continúes leyendo. ¿Así que decidiste continuar? Bien, entonces tenemos un trato…

Antes de empezar, aclaro que no es un mensaje tomado de ninguna parte ni mucho menos una teoría positivista de esas que te dicen que todo en la vida es lindo, paz y amor. No, es mi creencia personal, muy personal, de los hábitos y actitudes en los que creo, no para “alcanzar” una felicidad lejana, si no para disfrutar la felicidad que decidí tener y que gozo a diario.

Amor por la vida ó #LoveLife, es todo aquello que alguna vez aprendimos como esas cosas básicas y que por esas situaciones de la vida, la mayoría decidimos olvidar. Para ti, mis 30 acciones o hábitos para disfrutar de este viaje maravilloso llamado vida y de nuestra limitada existencia:

  1. Ser amables.
  2. Comer bien.
  3. Hacer ejercicio.
  4. Concentrarse eventualmente.
  5. Ser honestos.
  6. Soñar en grande.
  7. Ser pacientes.
  8. Juzgar menos a los demás.
  9. Sonreír SIEMPRE.
  10. Quererse a sí mismo.
  11. Olvidar fácilmente.
  12. Ser agradecidos siempre.
  13. Pensar positivamente.
  14. Creer en nosotros mismos.
  15. Mantener la mente abierta.
  16. Considerar las necesidades.
  17. Olvidar las excusas.
  18. Hablar sólo cuando es bueno, conveniente y necesario.
  19. Aprender a escuchar.
  20. Escoger la fe sobre el miedo.
  21. Hacer las cosas HOY.
  22. Ejercitar la auto – disciplina.
  23. Conservar lo bueno.
  24. Olvidar lo malo.
  25. Evitar las comparaciones.
  26. Entender que siempre hay oportunidades en los errores.
  27. Nunca tomar a pecho las opiniones.
  28. Rodearse de buenas personas.
  29. Dejar ir lo que no puedes cambiar.
  30. Dormir bien.

Finalmente, algunas consideraciones: En primer lugar, la felicidad no es una meta, es el camino. En segundo lugar, si te fijaste bien, las 30 acciones son alcanzables porque dependen de uno mismo, es decir, están bajo nuestro propio control. Tercero y último, problemas, situaciones difíciles, decepciones y tristezas siempre habrán, con esta formula no cambiará el mundo, pero estoy seguro que hará que el viaje por él sea más placentero. ¿Sencillo, no?.

Espero que te haya gustado, al fin y al cabo llegamos juntos hasta aquí, así que ahora cumple con tu parte del trato: comenta y comparte. 🙂

Una historia imperdible 

Este texto no es mío, pero lo considero tan valioso que hoy lo comparto para ti en mi blog, disfrútalo. 

“Una mujer con un vestido de algodón barato y su esposo vestido con un humilde traje, se bajaron del tren en Boston y caminaron tímidamente (sin tener una cita), a la oficina de la secretaria del Presidente de la Universidad de Harvard. La secretaria adivinó en un momento que esos campesinos venidos de los bosques, no tenían nada que hacer en Harvard.

– Desearíamos ver al presidente, dijo suavemente el hombre.

– El está ocupado, contestó la secretaria.

– Esperaremos, replicó la mujer. Por horas la secretaria los ignoró esperando que la pareja finalmente se desanimara y se fuera, pero ellos no lo hicieron y la secretaria vio aumentar su frustración y finalmente decidió interrumpir al presidente, aunque era una tarea que ella siempre esquivaba.

– Tal vez si usted conversa con ellos por unos minutos se irán, dijo la secretaria al Presidente de la Universidad. El hizo una mueca de desagrado pero aceptó, alguien de su importancia obviamente no tenía el tiempo para ocuparse de gente con vestidos y trajes baratos. Sin embargo el presidente con el ceño áspero, pero con dignidad, se dirigió con paso arrogante hacia la pareja.

La mujer le dijo:

– Tuvimos un hijo que asistió a Harvard por sólo un año, el amaba a Harvard y era feliz aquí, pero hace un año murió en un accidente. Mi esposo y yo deseamos levantar algo en alguna parte del campus que sea en memoria de nuestro hijo.

El presidente no se interesó y dijo:

– Señora, no podemos poner una estatua para cada persona que asista a Harvard y fallezca, si lo hiciéramos, este lugar parecería un cementerio.

– Oh no, explicó la mujer rápidamente:

No deseamos erigir una estatua, pensamos que nos gustaría donar un edificio a Harvard.

El presidente entornó sus ojos, echó una mirada al vestido y al traje barato de la pareja y entonces exclamó:

– ¡Un edificio!, ¿tienen alguna remota idea de cuánto cuesta un edificio?, hemos gastado más de 7.5 millones de dólares en los edificios aquí en Harvard!. Por un momento la mujer quedó en silencio y el presidente estaba feliz porque tal vez se podría deshacer de ellos ahora.

La mujer se volvió a su esposo y dijo suavemente: 

– ¿Tan poco cuesta iniciar una Universidad?, ¿por qué no iniciamos la nuestra?. Entonces su esposo aceptó y el rostro del presidente se oscureció en confusión y desconcierto. El sr. Leland Stanford y su esposa se pararon y se fueron, viajando a Palo Alto California, donde establecieron la Universidad que lleva su nombre, la Universidad Stanford, en memoria de un hijo del que Harvard no se interesó.

La Universidad “Leland Stanford Junior” fue inaugurada en 1891, en Palo Alto. “Junior” porque era en honor al fallecido hijo del rico terrateniente. Ése fue su “memorial” y hoy en día la Universidad de Stanford es la número uno del mundo, por arriba de Harvard”.