Cómo funciona la política


A propósito de lo difícil que resulta comprender la dinámica de la política mundial, el tráfico de influencias y hasta la misma corrupción que se presenta en la gran mayoría de los paises, me encontré con una joya que lo resume todo. 

Si bien es graciosa, también es completamente cruda y muy real. Disfrútala: 
*Tomado de internet. 

“Le dije a mi hijo: “Te vas a casar con la chica que yo escoja.”

Él dijo: “No.”

Yo le dije: “Es la hija de Bill Gates.”

Él dijo: “Está bien.”

Llamé a Bill Gates y le dije, “Quiero que tu hija se case con mi hijo.”

Bill Gates dijo: “No.”

Le dije a Bill Gates: “Mi hijo es el Jefe Ejecutivo (CEO) del Banco Mundial.”

Bill Gates dijo: “Ok.”

Llamé al presidente del Banco Mundial y le dije que nombrara a mi hijo su Jefe Ejecutivo.

Él dijo: “No.”

Yo le dije: “Mi hijo es el yerno de Bill Gates.”

Él dijo: “Está bien.”

¡Y así es como funciona la política!”

[Enviado por Adon Brownell]

¿Amor por la vida?

Amor por la vidaNo sólo es el título de este blog, no. Es mucho más que eso, es una premisa de vida, una filosofía y una frase cargada con tal poder que guía a millones de vidas, inclusive la mía.

Pero muchos me preguntan qué significa, pues bien, trataré de resumirlo con una única condición, revelaré su contenido para ti si te comprometes a comentar este post y compartirlo, si te gusta. ¿Vale?. De lo contrario te invito a que no continúes leyendo. ¿Así que decidiste continuar? Bien, entonces tenemos un trato…

Antes de empezar, aclaro que no es un mensaje tomado de ninguna parte ni mucho menos una teoría positivista de esas que te dicen que todo en la vida es lindo, paz y amor. No, es mi creencia personal, muy personal, de los hábitos y actitudes en los que creo, no para “alcanzar” una felicidad lejana, si no para disfrutar la felicidad que decidí tener y que gozo a diario.

Amor por la vida ó #LoveLife, es todo aquello que alguna vez aprendimos como esas cosas básicas y que por esas situaciones de la vida, la mayoría decidimos olvidar. Para ti, mis 30 acciones o hábitos para disfrutar de este viaje maravilloso llamado vida y de nuestra limitada existencia:

  1. Ser amables.
  2. Comer bien.
  3. Hacer ejercicio.
  4. Concentrarse eventualmente.
  5. Ser honestos.
  6. Soñar en grande.
  7. Ser pacientes.
  8. Juzgar menos a los demás.
  9. Sonreír SIEMPRE.
  10. Quererse a sí mismo.
  11. Olvidar fácilmente.
  12. Ser agradecidos siempre.
  13. Pensar positivamente.
  14. Creer en nosotros mismos.
  15. Mantener la mente abierta.
  16. Considerar las necesidades.
  17. Olvidar las excusas.
  18. Hablar sólo cuando es bueno, conveniente y necesario.
  19. Aprender a escuchar.
  20. Escoger la fe sobre el miedo.
  21. Hacer las cosas HOY.
  22. Ejercitar la auto – disciplina.
  23. Conservar lo bueno.
  24. Olvidar lo malo.
  25. Evitar las comparaciones.
  26. Entender que siempre hay oportunidades en los errores.
  27. Nunca tomar a pecho las opiniones.
  28. Rodearse de buenas personas.
  29. Dejar ir lo que no puedes cambiar.
  30. Dormir bien.

Finalmente, algunas consideraciones: En primer lugar, la felicidad no es una meta, es el camino. En segundo lugar, si te fijaste bien, las 30 acciones son alcanzables porque dependen de uno mismo, es decir, están bajo nuestro propio control. Tercero y último, problemas, situaciones difíciles, decepciones y tristezas siempre habrán, con esta formula no cambiará el mundo, pero estoy seguro que hará que el viaje por él sea más placentero. ¿Sencillo, no?.

Espero que te haya gustado, al fin y al cabo llegamos juntos hasta aquí, así que ahora cumple con tu parte del trato: comenta y comparte. 🙂

Una historia imperdible 

Este texto no es mío, pero lo considero tan valioso que hoy lo comparto para ti en mi blog, disfrútalo. 

“Una mujer con un vestido de algodón barato y su esposo vestido con un humilde traje, se bajaron del tren en Boston y caminaron tímidamente (sin tener una cita), a la oficina de la secretaria del Presidente de la Universidad de Harvard. La secretaria adivinó en un momento que esos campesinos venidos de los bosques, no tenían nada que hacer en Harvard.

– Desearíamos ver al presidente, dijo suavemente el hombre.

– El está ocupado, contestó la secretaria.

– Esperaremos, replicó la mujer. Por horas la secretaria los ignoró esperando que la pareja finalmente se desanimara y se fuera, pero ellos no lo hicieron y la secretaria vio aumentar su frustración y finalmente decidió interrumpir al presidente, aunque era una tarea que ella siempre esquivaba.

– Tal vez si usted conversa con ellos por unos minutos se irán, dijo la secretaria al Presidente de la Universidad. El hizo una mueca de desagrado pero aceptó, alguien de su importancia obviamente no tenía el tiempo para ocuparse de gente con vestidos y trajes baratos. Sin embargo el presidente con el ceño áspero, pero con dignidad, se dirigió con paso arrogante hacia la pareja.

La mujer le dijo:

– Tuvimos un hijo que asistió a Harvard por sólo un año, el amaba a Harvard y era feliz aquí, pero hace un año murió en un accidente. Mi esposo y yo deseamos levantar algo en alguna parte del campus que sea en memoria de nuestro hijo.

El presidente no se interesó y dijo:

– Señora, no podemos poner una estatua para cada persona que asista a Harvard y fallezca, si lo hiciéramos, este lugar parecería un cementerio.

– Oh no, explicó la mujer rápidamente:

No deseamos erigir una estatua, pensamos que nos gustaría donar un edificio a Harvard.

El presidente entornó sus ojos, echó una mirada al vestido y al traje barato de la pareja y entonces exclamó:

– ¡Un edificio!, ¿tienen alguna remota idea de cuánto cuesta un edificio?, hemos gastado más de 7.5 millones de dólares en los edificios aquí en Harvard!. Por un momento la mujer quedó en silencio y el presidente estaba feliz porque tal vez se podría deshacer de ellos ahora.

La mujer se volvió a su esposo y dijo suavemente: 

– ¿Tan poco cuesta iniciar una Universidad?, ¿por qué no iniciamos la nuestra?. Entonces su esposo aceptó y el rostro del presidente se oscureció en confusión y desconcierto. El sr. Leland Stanford y su esposa se pararon y se fueron, viajando a Palo Alto California, donde establecieron la Universidad que lleva su nombre, la Universidad Stanford, en memoria de un hijo del que Harvard no se interesó.

La Universidad “Leland Stanford Junior” fue inaugurada en 1891, en Palo Alto. “Junior” porque era en honor al fallecido hijo del rico terrateniente. Ése fue su “memorial” y hoy en día la Universidad de Stanford es la número uno del mundo, por arriba de Harvard”.


Yo vivo por esa energía


Escuchando una canción de EDM que se llama “I live for that energy” (Yo vivo por esa energía), de la autoría de Armin Van Buuren, me encontré con una voz que hace referencia a la música y su capacidad de transformar y mejorar cualquier cosa. 

Y al escuchar con atención a lo que dice la voz, me hizo recordar lo mucho que puede hacerte sentir la música y la suma de sentimientos positivos que en últimas, son una filosofía de vida, la mía. Por eso amigos, mucha música y buena vibra para ustedes, les dejo la traducción aproximada de lo que dice la voz: 

“Tuve un sueño anoche, una visión, vi un mundo lleno de gente, todos bailaban y gritaban fuerte. Estaban ahí para escuchar la música, algunos incluso tenían los ojos cerrados, todos estaban simplemente sonriendo, fue profundo, fue clandestino, transparente, fue mágico. 

Fue un lugar feliz, celebrando la música, celebrando la vida, hombres y mujeres, libres sin ninguna preocupación. 

Después, cuando desperté, me di cuenta que quiero estar en ese momento, la misma esencia de mi existencia, estoy buscando esa emoción y cuando el fin de semana llega, yo vivo por esa energía. 

¿Eso tiene algún sentido para ti? ¿Sientes de lo que te hablo? Quiero estar en ese momento, necesito sentirlo. Algunos me llaman loco cuando digo que esta música es divina, algunos lo llaman un poder superior. Yo digo que la llamen como quieran. 


Señores y señoras, esto es lo que creo que es verdad: cuando te sientas perdido, deja que la música te guíe. Es así de poderosa, cuando el DJ gira ese sonido, vibra el cuarto, y cuando todo está bien, es casi como el cielo en la tierra. 

Mira la piel de gallina en tus brazos, ellos no mienten, el cielo es una lista de baile, mira a tu alrededor, todos son hermosos, eso es lo que la música te hace a ti. Te lo digo ahora, esto no es un sueño, señores y señoras lo que sentimos es muy real y está sucediendo, aquí y ahora, vivamos este momento. 

No trato de decirte que hacer ni en qué creer, no tengo mensaje político ni trato de venderte algo, todo lo que me importa es estar aquí contigo, y todo lo que pido es que sientas, que te abras, eso mis queridos amigos es la esencia misma de la música”.