Tres cosas que nos enseñan los millenials y centennials 

Mucho se ha dicho sobre los desafíos que representan los Millenials en términos de fuerza laboral para las empresas en la actualidad, y otro tanto se dice de los Centennials y el reto para las academias, colegios y universidades dada su forma de comunicarse y aprender. 

Primero definámoslos: Millennials y Centennials, son las generaciones de la era digital, los primeros nacieron entre 1980 y 1997 y los segundos lo hicieron entre 1997 y 2004. 

En suma, múltiples autores se han dedicado a reflexionar sobre lo difícil que resulta emplear a los millenials dada su continúa búsqueda de libertad para el trabajo y su vida personal; y sobre los centennials se dice que representan la fuerza laboral del futuro, en su mayoría están en secundaria y empezando universidad; y se caracterizan por el cuestionamiento continuo de la forma cómo aprenden. 

Sin embargo, hay quienes preferimos ver “el vaso medio lleno que medio vacío”. Por eso, me he dedicado a analizarlos y he llegado a la conclusión que estas dos generaciones más que retos, nos dejan enseñanzas. Tres en particular que hoy quiero compartir. 

1. “Saben ponerse la 10”

Cuando de tomar las riendas para emprender un proyecto, una idea o simplemente una afición, ambas generaciones han demostrado que tienen lo necesario para sacarlos adelante. Cómo ellos mismos dicen: se ponen la 10 y capitanean al mejor estilo futbolístico con su liderazgo y tenacidad. 


2. No le temen a nada

No les importa hacer el ridiculo, de hecho esa palabra no existe en su léxico, a diferencia de las generaciones anteriores, el respeto hacia el otro no se presenta en forma de silencio si no que por el contrario se hace evidente a medida que son claros y presentan sus visiones, acuerdos y desacuerdos constantemente. Son característicamente muy seguros de sí mismos. 

3. Se la gozan… ¡Siempre! 

El trabajo sin diversión no es trabajo, la vida sin viajar no es vida y un día sin sentirse bien no vale la pena. Así de simple, dan todo de sí por destacarse en lo que hacen pero antes que destacarse lo que quieren es sentirse plenos. Que cada momento cuente. 

Ahora bien, qué tal si dejamos de pensar en las diferencias y nos preocupamos cada vez más por las cosas que nos unen, pongámonos la 10 y sin “comerle” a nada, gocémonos la vida cómo enanos centennials, libres como millenials y plenos como seres humanos. #LoveLife