CASO EGIPTO: LAS REDES SOCIALES Y LA REVOLUCIÓN

Las recientes protestas que llevaron a la renuncia de Mubarak en Egipto, tras 30 años en el poder, se caracterizan por aspectos muy particulares que nunca se habían presentado en las diferentes manifestaciones en contra de un Gobierno en toda la historia. En primer lugar, las redes sociales o la web 2.0 ocuparon un rol protagónico y decisivo, y en segundo lugar, nunca un poder gubernamental había tomado medidas tan drásticas para acallar los medios de comunicación y en particular las social media.

Por:     Diego Mauricio Areiza Morales

Después de 31 años de permanecer bajo el mandato de Hosni Mubarak y por primera vez desde entonces, el pueblo egipcio decidió protestar contra lo que consideró un régimen autocrático, corrupto y nepotista. Sin embargo, el presente no es un análisis desde el punto de vista político, pero si de la importancia de las comunicaciones y los medios de comunicación que jugaron y un papel determinante en hecho histórico como el de Egipto.

Si revisamos la historia es posible inferir que cada una de las revoluciones o manifestaciones del mundo han contado con dos características fundamentales: en primer lugar una motivación, bien sea popular o de unos pocos, y en segundo lugar un hecho detonante.

En Egipto, podría decirse que la motivación fueron los sentimientos de un pueblo sometido a un régimen que incluso modificó las leyes hasta el punto en que ningún líder opositor podía aspirar a la presidencia, sentimiento además ligado y alimentado por los intereses de unos pocos grupos sociales que aspiran de alguna manera al poder.

Por otra parte, la muerte en junio de 2010 de Khaled Saeed, un joven que fue golpeado hasta fallecer por la Policía en la ciudad de Alejandría, puede considerarse como el hecho detonante, aunque vale la pena tener en cuenta a la llamada revolución del “Jazmín Tunecino”, que fue un ejemplo y un modelo impulsor de lo sucedido en Egipto porque mostró que un cambio de régimen es posible, hasta el punto en que la idea de derrocar todo lo considerado autocrático se extiende hoy hasta Yemen, Jordania y prácticamente a todo el mundo árabe.

EL PAPEL DE LAS NUEVAS TECNOLOGÍAS Y LAS REDES SOCIALES

Inspirados en el caso Túnez y la muerte de Saeed como detonante, un grupo de jóvenes egipcios, en su mayoría musulmanes o miembros de la fuerza islamista deciden convocar a millones de egipcios a través de las redes sociales mediante el mensaje “Todos somos Khaled Saeed”.

En el caso de Facebook fueron creados un grupo y una página con el mismo nombre, mientras que en Twitter la estrategia consistió en el posicionamiento del hashtag #saeed.

En la etapa previa, la convocatoria a través de Facebook alcanzó la para nada despreciable suma de más de 400.000 miembros. Por su parte, en Twitter el conteo de la cantidad de veces que los usuarios utilizaron el hashtag #saeed también pasa de las seis cifras.

Podría decirse que las redes sociales o social media permitieron durante la realización de las manifestaciones, lograron que el caso Egipto quedé en la historia como la primera revolución trinada, en donde las nuevas tecnologías y especialmente a los teléfonos móviles inteligentes, permitieron transmitir en vivo, fotos, vídeos, comentarios y demás.

Clay Shirky, en su libro “Here comes everybody” (2008), expresa que la web y en especial el uso de las redes sociales son catalizadores de grandes concentraciones debido a que: “llama la atención su carácter espontáneo, masivo y descentralizado, que facilita y potencia la actividad grupal, en donde sin embargo los efectos son imprevisibles y a veces revolucionarios”.

Lo cierto es que el caso Egipto es un ya un hito histórico toda vez que se trató de un hecho al que ningún régimen, potencia, partido o gobierno se había enfrentado. Por ello, el gobierno de Hosni Mubarak una vez visualizó la gran amenaza que implicaba el uso de la web para sí mismo, ordenó suspender,en un hecho polémico, todas las comunicaciones de su país. La Internet, las comunicaciones a través de la red de celulares y hasta la red de teléfonos fijos fueron suspendidos en una serie de medidas tomadas.

¿VIOLACION A LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN?

Hay quienes expresaron que las restricciones de Mubarak a las comunicaciones constituyeron una clara violación a la libertad de expresión, como en su momento lo hicieron Hilary Clinton, Secretaria de Estado de los Estados Unidos de Norteamérica y Angela Merkel, Canciller de Alemania, quienes pidieron al gobierno egipcio restablecer las comunicaciones y permitir las manifestaciones de manera pacífica. Al mismo tiempo, las gigantes Facebook, Google y Twitter criticaron el bloqueo mediante comunicados de prensa y más aún mediante acciones concretas.

Google y Twitter crearon una herramienta que se denominó “Speak to tweet” para eludir el bloqueo de Mubarak y publicar mensajes en la web a través de llamadas. Google, a través de su proyecto Youtube, destacó videos sobre la situación en Egipto, invitó a los egipcios a publicar todo el desarrollo de las manifestaciones y además, transmitió en vivo la cadena Al Jazeera. Así mismo, Google creó la página “Answer to Crisis” con todas las herramientas mencionadas y hasta una aplicación para publicar mapas de las protestas.

Las multinacionales de las social media intervinieron directamente en los sucesos en Egipto debido a que su imagen está fundamentada en el libre intercambio de información, y demostraron que estaban en capacidad de hacerlo pues tienen el alcance global.

Hay posiciones como la de Malcom Gladwell, cronista de The New Yorker, quien afirma que “lo importante es porqué las masas se movilizan y no como lo hacen”. Lo cierto es que el caso Egipto fue para el mundo una lección de lo que se debe o no hacer en situaciones similares y generó una alerta y el interés de gobiernos como España, Estados Unidos, Venezuela y China; quienes ya pusieron en marcha medidas o trabajan en la aprobación de normas que permitan controlar la web.

Por su parte, un comité legislativo de Estados Unidos aprobó el proyecto de ley S3480, por medio del cual se crearía el National Center for Cybersecurity and Communications bajo el mando del presidente y con la potestad de controlar la red y “apagarla” hasta por 30 días en situaciones de riesgo para la seguridad nacional.

HECHOS QUE CAMBIAN FORMAS DE PENSAR

En junio de 2010, Hilary Clinton, Secretaria de Estado de los Estados Unidos de Norteamérica manifestó que: “mientras más información, más democracia”. Sin embargo, después de los hechos ocurridos con el tema de Wikileaks, el pasado mes de diciembre de 2010 manifestó que ese portal constituía “un riesgo para la seguridad nacional”.

Por su parte, las manifestaciones en Egipto convocaron a más de un millón de personas a la Plaza Tahrir, derrocaron un gobierno y contagiaron junto al caso de Tunez a todo el mundo árabe.

Podría decirse que estos hechos ratifican la teoría que el rol de las redes sociales, la web y las nuevas tecnologías son determinantes en el mundo actual por su rapidez, efectividad y poder de convocatoria; que además han llamado la atención de los principales centros de poder y que muy seguramente cambiarán la visión de lo que hasta hoy hemos considerado tan sólo “redes sociales”. El debate está abierto.

Anuncios

Un comentario sobre “CASO EGIPTO: LAS REDES SOCIALES Y LA REVOLUCIÓN

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s